Volver a la Esencia Masculina

Juanfran Díaz
8 de Mayo de 2021

¿Es normal sentirse vacío o perdido? ¿Entra dentro de lo esperable el cargarnos con tanto? ¿Nuestro destino es frustrarnos y ser agresivos? ¿Tenemos que estar esforzándonos, compitiendo, desconfiando y extenuándonos? ¿Cuándo olvidamos nuestra verdadera misión en esta vida? Yo me he sentido así en etapas de mi vida. La vida nos pone por delante mil y una experencias que intentamos afrontar como hemos aprendido: a base de tropiezos, con inseguridades, pasando de puntillas y haciendo lo necesario para que suceda lo antes posible... Vivimos con Miedo porque como hombres estamos bloqueados, profundamente desconectados. Es momento de volver a la Esencia Masculina, te cuento mi proceso.

Bloqueos habituales en los hombres

Son varias las dimensiones en las que los hombres nos sentimos perdidos, petrificados, vacíos o sobrepasados. Son los bloqueos que nos impiden seguir avanzando en nuestro crecimiento y que, como si de entidades propias se tratasen, pretenden que nos mantengamos en el mismo sitio, repitiendo patrones.

Repaso algunos de ellos:

Incomunicación

  • “No puedo decir lo que pienso, mis ideas tienen poco valor y termino por quedarme en segundo plano.”
  • “Prefiero guardarme mis opiniones, no sea que alguien las malinterprete o se aproveche de mí dándoles otro sentido.”
  • “No voy a darte el placer de que sepas algo de mí, soy reservado y eso me hace sentir más seguro.”

Aislamiento / soledad

  • “Siento que no soy comprendido si expreso mis sentimientos, así que es mejor retirarme a tiempo.”
  • “Tengo que demostrar todo lo que sé sin pedir ayuda, y ése es un camino solitario.”
  • “Aunque tenga gente rodeándome no estoy a gusto, me siento amenazado y que tengo que protegerme.”
  • “Tengo que ocuparme de todo para que la casa siga adelante pero la familia no recompensa como quisiera.”

Desenergetización

  • “Aguantar el tipo en los momentos difíciles es muy agotador, pero no tengo otra opción.”
  • “Aunque hago todo lo que puedo por mi familia a veces parece que nunca es suficiente.”
  • “Siento a menudo una lucha interna entre lo que hago y lo que me gustaría hacer realmente.”

Sobreesfuerzo / exigencia

  • “Mantener mi ritmo de vida y el de mi familia requiere que trabaje muchas horas.”
  • “La vida es un constante desafío, hay que estar controlando en todo momento, porque si no te la pueden jugar.”
  • “Es mejor luchar por lo que tienes para conseguir más, que nadie pueda decir que he fracasado.”

¿Te suenan estas frases? Seguro que las has escuchado en otros hombres o tú mismo las has mencionado alguna vez. A mí sí me suenan, de mi padre y mi abuelo, también de mí mismo en algunos momentos. Ideas que están grabadas a fuego en nuestra piel.

¿Cómo detecto si estoy bloqueado?

Este es un detector muy práctico que he recuperado en mi vida: atender a tu cuerpo y a las sensaciones que emanan de él. Tensión, rigidez, un pellizco en el pecho o el estómago, respiración insuficiente o agitada, brazos pesados, espalda cargada, ganas de salir corriendo en tus piernas, un nudo en la garganta o asfixia, sudor en las manos o la espalda, ano y genitales comprimidos, cabeza con ruido o que te va a estallar, voz entrecortada...

Esto puedes experimentarlo cuando quieres hacer o decir algo (o dejar de hacer o de decir) pero no te atreves, ante esa posibilidad te hallas inseguro, nervioso, dudoso, evitativo, controlador, indiferente, dominante, manipulador, infantil o agresivo.

Lo cierto es que cuando nos encontramos al borde de una situación o contexto que no es donde nos manejamos habitualmente nuestras alertas se disparan y es aquí cuando podemos bloquearnos. Básicamente los bloqueos se nutren del Miedo: es una fuente inagotable de bloqueos, porque todo lo que he listado en los párrafos anteriores surge de la carencia interna adquirida en las etapas infanto-juvenil a la hora de sentirnos validados, reconocidos, apoyados y respetados en nuestros sentimientos, pensamientos y conductas. Es aquí cuando la Esencia Masculina se diluye y pierde fuerza.

¿Qué es la Esencia Masculina?

Ya lo dice Robert Bly en su obra de referencia para nosotros “Iron John” que el camino del hombre joven pasa por el encuentro con el ‘hombre salvaje’ dejando atrás a la familia, especialmente a la madre, siendo este ‘hombre salvaje’ la representación de todo lo que a los hombres se ha señalado como inapropiado, inaceptable e intolerable, tanto por la presencia de la mujer como del hombre, como también lo primario, puro y esencial.

Ante este paradigma hemos aprendido a autorizarnos y permitirnos una serie de conductas y cualidades (apropiadas, aceptables y tolerantes) negando y denostando otras, conduciendo inevitablemente a la polarización, los extremos. Este proceso, recorrido realizado por todos nosotros desde niños hasta ahora, lo realizamos en soledad, sin referentes que nos guíen, valorando los costes-beneficios en base a salvar nuestro culo a toda costa, alejándonos de nuestra vulnerabilidad y apagando la luz de nuestra verdadera esencia. Somos sólo una parte, una mitad, de lo que podemos ser.

Niños heridos perdidos dentro de cuerpos petrificados de hombres adultos.

La Esencia Masculina es la totalidad de las cualidades del Ser conviviendo en armonía. Podemos hablar de un equilibrio entre un poder femenino (energía femenina o yin) y un poder masculino (energía masculina o yang) que existe en todo hombre y que, habitualmente, se encuentra en desequilibrio.
Desde esta Esencia Masculina experimentamos la serenidad para Ser hombres en estado puro, esencial, validando nuestros poderes en su totalidad, sin mitades.

Si los bloqueos se nutren del Miedo, la Esencia Masculina se nutre del Amor: cuando el hombre se reconcilia con sus heridas infanto-juveniles, se reconoce en sus sombras compasivamente, se da permiso para habitar en su poderosa vulnerabilidad... es cuando el hombre regresa hacia sí mismo, sin escisiones, divisiones o bloqueos, a su auténtico poder, el del Amor. Este proceso puede ser difícil, doloroso también, pero te garantizo que sus beneficios son mucho mayores que sus costes. Para mí ha sido y es así, pues me siento en constante proceso, revisándome, adentrándome en mis heridas y mis sombras.

Un ‘hombre salvaje’ no reniega de su fuerza, ni de su silencio, ni de su diligencia. Tampoco de su propia luz, su sexualidad o su vulnerabilidad. El ‘hombre salvaje’, esencial, acoge todo lo que experimenta, siente y piensa, y lo baña en ése agua que lo transforma todo en oro, el agua del Amor.

4 claves para volver a la Esencia Masculina

“¿Qué harías si no tuvieras Miedo?” Una pregunta que habrás podido escuchar o decirte a ti mismo. Toda clave para volver a la Esencia Masculina pasa por un recorrido desde el Miedo hacia el Amor. Voy a describirte las 4 claves que he encontrado en mi propia senda para que esta Esencia se vivencie en mí:

1. Puedes ser vulnerable

Creemos que la vulnerabilidad es mala y que es lo mismo que debilidad. No pasa nada por ser débil, pero ser vulnerable es abrirte a la vida con confianza dejando que te lleguen la experiencias que afrontarás desde el Amor (ser débil lo siento más como una falta de energía vital).

Cuanto más vulnerable te permitas más conectado estarás con tu Esencia Masculina, y podrás vivenciar una plenitud y una abundancia incomparables con tu ahora: exponerte a lo que te aterra con respeto y escucha, hablar de lo que te duele emocionalmente, darte espacios de silencio y quietud, reencontrarte con tu Niño Interior... maneras de estar vulnerable que promueven una presencia absoluta.

2. Trátate con compasión

Por poco que sea, probablemente te tratas con dureza, severidad o exigencia. Hay momentos para ser exigente, ante tus retos personales que te aportan satisfacción y orgullo, más allá de esto, es dañino.

El resto del tiempo adopta un buen trato hacia ti, tu cuerpo, tus emociones y tus pensamientos. Aprende a aceptar que puedes ser limitado en ocasiones y que no llegas a todo o no lo sabes todo, que te equivocas y que dudas de tus decisiones. Acércate a un espejo para verte desnudo y encontrarte contigo sin máscaras ni artificios. El poder del Amor transforma todo juicio y crítica en bondad y perdón.

Y recuerda tratar a tu entorno y tu gente de la misma forma.

3. Comparte tu mundo interior

No he encontrado nada que sane más que el compartir lo que nos atormenta, nos duele o nos agobia. Encuentra un entorno de confianza y apoyo para hablar, dejar que salga tu voz, o tus lágrimas, tus risas, tus gritos, tu desesperanza, tu exaltación... Un espacio con alguien que esté presente para ti, o un grupo como los Círculos de Hombres donde compartirte desde tus heridas y tus sombras.

El dolor compartido no deja de doler ni es menos dolor, se transforma al pasar por los corazones, se transmuta con la compasión, la empatía y el apoyo que nacen desde el Amor. Te aseguro que comunicar tu mundo interior, mostrarlo y que desde afuera lo conozcan va a ser un gran recurso para volver a tu Esencia Masculina.

4. Eres bueno tal y como eres

Ni más ni menos. La última clave confronta directamente la creencia de que “no soy bueno (apto, apropiado, digno, merecedor, válido...)” para decirnos certeramente que SÍ ERES BUENO, en tu totalidad, tus luces y sombras, tus habilidades y limitaciones, tus logros y fracasos, tu sabiduría e ignorancia, tu cuerpo y alma, tu sexualidad y deseo, tu valor y cobardía, tu poder y debilidad, tu seguridad y dudas...

Si algo quiero dejarte claro es que esta clave depende de tu determinación para abrazar toda esta lista de dimensiones del Ser. Es fácil y cómodo quedarse en lo adquirido de no ser bueno ni merecedor para estar en la víctima y la rebeldía. El verdadero paso radica en dejar atrás esta ‘comodidad’ para aceptar que nuestras heridas han construido un personaje, una máscara, para intentar sobrevivir a la gran traición que hemos cometido: abandonar a nuestro Niño Interior. Y esto, honestamente, es un gran acto de valentía.

Soy Juanfran Díaz, un hombre en el camino del autoconocimiento, un explorador de las emociones y la energía humana. Desde 2011 acompaño a hombres conscientes en su propio descubrimiento, como terapeuta y analista bioenergético.

Deja tus comentarios

Próximos eventos
sobre Masculinidad

Hombres en Emoción – Grupo terapéutico masculino

Málaga, 15 de Mayo al 11 de Diciembre

Un espacio terapéutico en grupo para hombres en el camino del crecimiento personal, con formato presencial en Málaga.


¡Me interesa!

El Hombre Salvaje 2021

Málaga, 8 de Julio al 11 de Julio

Retiro de Sanación en Málaga para hombres que desean descubrir su naturaleza salvaje y conectar con su Esencia Masculina


¡Me interesa!

Hecho con Juanfran Díaz